Tarnów. La Perla del Renacimiento

Ratusz w Tarnowie
La visita en Tarnów, la segunda ciudad más grande de Małopolska, es una ocasión para encontrarse con muchas culturas. Durante siglos vivieron aquí unos al lado de otros los polacos y los numerosos judíos, quienes dejaron tras de sí muchos objetos de recuerdo. Los coloridos gitanos es otra comunidad que habita la región. De Tarnów provenían varios personajes conocidos, tales como el famoso atamán Jan Amor Tarnowski, el héroe de dos naciones, la polaca y la húngara; el general Józef Bem o Jan Szczepanik, llamado el ¨Edison polaco¨, el inventor de la fotografía de colores y del chaleco antibalas.
La ciudad vieja de Tarnów ha guardado la antigua forma oval de los tiempos de la fundación de la ciudad del 1330, con el tradicional mercado rectangular. Hoy el mercado es el salón renacentista de la ciudad. Gracias a Jan Tarnowski en el s. XVI las casas de madera de hasta ahora fueron sustituidas por las bellas casas de vecindad con los pórticos y los áticos decorativos. En el medio está el ayuntamiento reedificado en el estilo renacentista por el famoso arquitecto proveniente de Italia: Jan María Padovano quien añadió a la sede del consejo municipal un ático alto y decorado con los pináculos y mascarones.
Por encima de las edificaciones de la ciudad vieja de Tarnów se eleva el edificio macizo de ladrillo de la catedral: una basílica de tres naves con la torre alta de 72 m. Su interior es un  verdadero museo de la escultura renacentista y manierística: aquí se ubican los inmensos túmulos de Tarnowscy y Ostrogscy. Los imponentes monumentos tumularios de Tarnowscy, entre ellos el de Jan Amor, también realizados por Jan Maria Padovano. En la catedral se conservaron también muchas otras obras de arte, como la figura de la Madre de Dios Dolorosa del s. XVII.
 
Las principales atracciones de la ciudad
La ciudad vieja de Tarnów ha guardado la antigua forma oval de los tiempos de la fundación de la ciudad del 1330, con el tradicional mercado rectangular. Hoy el mercado es el salón renacentista de la ciudad. Gracias a Jan Tarnowski en el s. XVI las casas de madera de hasta ahora fueron sustituidas por las bellas casas de vecindad con los pórticos y los áticos decorativos. En el medio está el ayuntamiento reedificado en el estilo renacentista por el famoso arquitecto proveniente de Italia: Jan María Padovano quien añadió a la sede del consejo municipal un ático alto y decorado con los pináculos y mascarones. Por encima de las edificaciones de la ciudad vieja de Tarnów se eleva el edificio macizo de ladrillo de la catedral: una basílica de tres naves con la torre alta de 72 m. Su interior es un  verdadero museo de la escultura renacentista y manierística: aquí se ubican los inmensos túmulos de Tarnowscy y Ostrogscy. Los imponentes monumentos tumularios de Tarnowscy, entre ellos el de Jan Amor, también realizados por Jan Maria Padovano. En la catedral se conservaron también muchas otras obras de arte, como la figura de la Madre de Dios Dolorosa del s. XVII. El segundo comandante famoso proveniente de Tarnów, el general Józef Bem, el héroe nacional de Hungría, también fue enterrado en su ciudad natal. Su mausoleo encontraremos en el parque al norte del centro de la ciudad. Con el general Bem se vincula también la réplica de la llamada Panorama de Siedmiogród, el enorme cuadro dedicado a la batalla de Sybin en 1849 en la que Bem mandaba a las fuerzas de los sublevados húngaros. Tarnów era durante siglos la casa para el numeroso grupo de judíos. Hoy se puede pasear por el antiguo barrio judío siguiendo la ruta municipal que lleva, entre otros, al único vestigio conservado de la sinagoga principal de Tarnów, o sea, la bima (podio en el cual se leía los fragmentos de la Toráh), y también el extenso kirkut (cementerio judío). Es muy interesante el Museo Etnográfico de Tarnów. Se puede contemplar aquí la extraordinaria y la única en Europa exposición dedicada a la cultura del pueblo gitano. La visita en Tarnów es también una ocasión para ver los dos magníficos monumentos de las edificaciones de madera de la Ruta de la Arquitectura de Madera.  Más cerca del centro se encuntra la iglesia de la Madre de Dios de Escapulario en Burek (nombre de un mercado local) del 1458. Su bloque gótico bien formado esconde un interior bonito con policromía de estilo barroco y el milagroso cuadro de la Virge María del s. XVII w. La segunda iglesia de La Trinidad fue construida más de cien años después. El templo cubierto de teja de madera con un casco barroco abovedado de la torre se realizó en 1597.


Lo que vale la pena ver en los alrededores!
En Bochnia se encuentra la mina de sal más antigua de Polonia.
Los monumentos de la Ruta de la Arquitectura de Madera que lleva, entre otros, a Skrzyszów dónde se puede ver la iglesia de san Estanislao del 1517, el monumento más grande de la arquitectura de madera de Małopolska. La Casa Señorial en Dołęga con el original mobiliario. Las casas de rústicas tradicionales más bellas y decoradas con pinturas de colores en la ¨aldea pintada de colores¨, en Zalipie.
El castillo caballeríl en Dębno de la segunda mitad del s. XV es un ejemplo excepcional de la unión del estilo gótico con los elementos renacentistas. 
Tuchów, dónde en el extremo del pueblo se eleva el inmenso monasterio de la Congregación del Santísimo Redentor con el Santuario de la Madre de Dios llamada la Madre de las Tierras de Tarnów. La montaña Gromnik con la iglesia de madera de estilo barroco del  1727. Ciężkowice, dónde justo al mercado se conservó el grupo de edificios antiguos. En los alrededores del pueblo, en el terreno de la reserva Skamieniałe Miasto (Ciudad Petrificada) llegaremos a los cerros isla de rocas de formas de fantasía y en la cercana villa Kąśna Dolna se facilitó para las visitas las casa señorial clasicista de Ignacy Paderewski.

 

Multimedia