Facebook link

Plaza del Mercado de Lanckorona - Obiekt - VisitMalopolska

Atrás

Rynek Lanckorona

Plaza del Mercado de Lanckorona

Drewniana zabytkowa zabudowa przy Rynku w Lanckoronie
Lanckorona Región turística: Beskid Mały i Makowski
Lanckorona, que ha conservado sus pintorescos edificios del siglo XIX, es un lugar inolvidable. El pueblo actual se encuentra al pie de la montaña Lanckorona, donde se encuentran las ruinas de un castillo. En la antigüedad fue una animada ciudad mercantil con numerosos privilegios, lugar de batallas de la Confederación de Bar; durante el periodo de entreguerras lugar de veraneo de moda visitado por famosos artistas y políticos, con hermosas pensiones. Su trazado urbano en torno a la plaza del mercado en pendiente ha permanecido inalterado desde la Edad Media. Los edificios de madera conservados de la «ciudad de los ángeles», con sus características arcadas, se inscriben en la Szlak Architektury Drewnianej (Ruta de la Arquitectura de Madera).

Lanckorona fue una ciudad real, fundada por Casimiro III el Grande y que inicialmente iba a servir como su base de caza. Aunque, el rey no escatimó ni un céntimo en su construcción, ya que planeaba levantar en ella una fortaleza inexpugnable; finalmente se estableció una ciudad bajo la ley de Magdeburgo, con numerosos privilegios. Su nombre proviene del alemán y significa «corona del país». Lanckorona perdió sus derechos de ciudad en 1934.

En el periodo de entreguerras se convirtió en un conocido lugar de veraneo. Personalidades como Józef Piłsudski o Ignacy Mościcki visitaron la localidad. Incluso hoy en día, numerosos pintores y fotógrafos, amantes del arte, actores y arquitectos acuden para realizar talleres al aire libre. Uno de ellos es Kazimierz Wiśniak, destacado pintor, dibujante, escenógrafo y cofundador de la «Piwnica pod Baranami (Sótano bajo los Corderos)» de Cracovia. El artista edita e ilustra el periódico local «Kurier Lanckoroński».

Debido a su localización en la ladera de una montaña, el pueblo tiene una inusual plaza de mercado inclinada, con una pendiente de casi el 10% - según dicen, la plaza de mercado más empinada de la Ruta del Ámbar. Tiene unas dimensiones de 90 x 110 metros. Está rodeada por un entramado de calles con casas de madera de finales del siglo XIX. En 1869 se produjo un gran incendio, que destruyó 79 casas alrededor de la plaza, aunque pronto se reconstruyeron nuevas casas manteniendo el estilo anterior, que podemos admirar hoy en día. Las casas mejor conservadas se encuentran en la zona oriental de la plaza y en las calles Świętokrzyska, Zamkowa, Krakowska y Piłsudskiego. Entre estos edificios histórico destaca la iglesia parroquial de san Juan Bautista. Por encima de la iglesia, ocultas entre los árboles, encontramos las ruinas de un castillo.

La plaza, rodeada de casas de madera porticada, presenta uno de los conjuntos de arquitectura antigua en madera más hermosos del país. Sus encantadoras y preciosas casas de una sola planta cubiertas de tejas, posee buhardillas en saliente, porches con barandillas de celosía y unos pintorescos soportales profundos, donde los comerciantes solían exponer sus mercancías. Los característicos tejados, que sobresalen del perímetro de los edificios, suponen una peculiar interpretación de la ley municipal que estipula que la propiedad finaliza en la línea del tejado. Las casas están separadas unas de otras por callejones (pasillos estrechos entre los edificios). Sus amplias puertas de entrada suelen ocultar hermosos y extensos jardines.

Entre estos edificios destaca la Izba Regionalna im. Antoniego Krajewskiego (Cámara Regional Antoni Krajewski), creada en 1967. Se encuentra en una pequeña casa de madera que sobrevivió milagrosamente al gran incendio de 1869. Ofrece una exposición que presenta la historia de Lanckorona, excavaciones arqueológicas del recinto del castillo, exposiciones que representan la vida cotidiana de sus habitantes y, sobre todo, una maqueta de la plaza del mercado de antes del incendio. Parte de la exposición está dedicada a la Confederación de Bar.

Lanckorona lleva años organizando eventos cíclicos: Feria de Pascua, Feria de San Juan y la fiesta del Ángel sobre la ciudad de diciembre.

A Lanckorona se la conoce como la Ciudad de los Ángeles, ya que podemos encontrarlos literalmente por todas partes.

El mayor de ellos, con su corazón cortado, da la bienvenida a la plaza del mercado. Es una escultura contemporánea del artista italiano afincado en Cracovia, Enrico Muscetra.

Al visitar Lanckorona podemos dejarnos llevar por la letra de una canción de Marek Grechuta: «La vista desde el balcón de una villa de Lanckorona es un panorama de una batalla interminable; campos en los que los caballos no se apresuran hasta que se siega el grano (...) Una callejuela empinada conduce a una panadería, la tierra de la victoria se enfría en los estantes. Una joven panadera echa a los pájaros, fragantes granos en forma de trozos de pan...»

En la Plaza del Mercado también se encuentra el Studnia Marka Grechuty (Pozo de Marek Grechuta), honrado con el título de Ángel.

«Lanckorona, Lanckorona, resguardada del calor y de la lluvia, del golpe de la premura» - cantaba en una de sus canciones. Y en el pozo se exhibe un fragmento de su canción más conocida: «Solo importan los días que aún no conocemos...».